Sobre «barullo»

Devem-nos esta

 

 

      «El juez José Castro acudió, de manera excepcional, a tomar declaración a un imputado en la sede de la Fiscalía en Palma. Una discreción obligada para cerrar una decisión largamente meditada, negociada por el afectado. Pepote, el jueves 15 de diciembre, declaró al atardecer para evitar los ojos de periodistas y el barullo de la sede de los juzgados» («Pepote, amigo de Urdangarin, dio al juez las claves contra el duque», Andreu Manresa, El País, 3.01.2012).

      O étimo é, pois claro, o português «barulho» e a acepção confusão, desordem ruidosa entre muitos.

 

[Texto 905]

Helder Guégués às 14:01 | favorito
Etiquetas: