Saltar para: Posts [1], Pesquisa [2]

Linguagista

Esta língua...

Agora mudávamos tudo

 

      «A escritora [Paulina Chiziane] afirma que “a língua portuguesa que falamos hoje precisa de ser mais democratizada, precisa de ser mais humanizada. Há uma série de vestígios coloniais que estão dentro do livro que precisam de ser lavados, retirados até”. Mas também “o sexismo e vestígios de racismo”. Sobre o primeiro ponto, dá um exemplo prático: “a palavra herói: é um ‘homem considerado de elevada valentia, venceu batalhas’; ‘heroína, uma mulher de extraordinária beleza’. Quando li aquilo, pensei: ‘alguma coisa aqui não está bem!’» («“É preciso libertar os dicionários, o Portugal de hoje não é o mesmo de ontem”», Ricardo Alexandre, TSF, 14.05.2022, 11h25). Tantos defeitos tem esta língua... E onde leu isso, em que dicionário, sobre a palavra «heroína», pode saber-se? Ah, não vamos enfiar a carapuça.

 

[Texto 16 317]

Kiev, Bombaim, Pequim...

Pode ser que cá também aprendam

 

      «La guerra de Ucrania ha puesto de manifiesto la existencia de diferentes criterios sobre el nombre de la capital de Ucrania que debe emplearse en idiomas de alfabeto latino. En español se escribe Kiev desde la primera mitad del siglo XIX. Es transcripción del ruso, pues la ciudad casi siempre dependió de Rusia desde el siglo XVII hasta la independencia de Ucrania, en 1991. Después de esta llegaron la descomunización y la desrusificación. El proceso de ucranización se intensificó tras la invasión de Crimea y la guerra del Dombás. Unos por propia iniciativa y otros animados por el Gobierno ucraniano, muchos organismos y medios de comunicación en inglés pasaron de Kiev a Kyiv, la transcripción del nombre ucraniano de la ciudad. [...] La Academia considera que cuando un topónimo tiene arraigo tradicional en español, aunque provenga de un idioma puente —en este caso el ruso— y no de la lengua del territorio donde se sitúa el lugar nombrado, conviene mantenerlo para dar estabilidad al léxico toponímico. Así, por ejemplo, conservamos Bombay pese a que las autoridades locales oficializaron la forma hindi Bambai y la maratí Mumbai. O Rangún, aunque en Birmania se haya optado por la versión local Yangon. Sí se cambia el exónimo español cuando se trata de una denominación nueva y no del mero paso de la anterior a otro idioma. Así, hoy empleamos San Petersburgo y no Leningrado, o Burkina Faso y no Alto Volta, pues esos fueron verdaderos cambios de nombre» («El topónimo “Kiev”», Francisco Ríos, La Voz de Galicia, 19.03.2022, p. 18).

 

[Texto 16 209]